Encarga ahora una Misa por una intención

La Santa Misa es la acción litúrgica que más agrada a Dios. Es el acto de amor más sublime y santo que se celebra todos los días en la Tierra.

La Santa Misa no es una representación de la Última Cena, ni de la Pasión de Cristo; sino que en ella se renueva el Santo Sacrificio de Cristo en la Cruz, en el que entregó su vida por cada uno de nosotros.

En la hostia consagrada, el mismo Dios se nos da en cuerpo y sangre.
Misa, Cena y Cruz son la misma cosa.

Encargar una misa por el alma de un difunto

Encargar una misa por el alma de un difunto es lo más sublime que puedes hacer ante Dios para ayudarla a salir del purgatorio, ser libre de sus penas y poder gozar de la gloria eterna. Una práctica habitual es encargar la celebración de una misa en cada aniversario del fallecimiento de un ser querido.

Encargar una misa por una intención

Ofrecer una misa por una intención es pedir que se "apliquen" los frutos del sacrificio de Cristo para que este amigo encuentre la paz y confianza en el Dios.

Tipos de encargos de misas

Misa ordinaria por la intención que desees

La Iglesia católica propone un estipendio de 8 euros, pero puedes hacerlo con el donativo que desees. Si no quieres o no puedes hacer un donativo, la misa por tu intención se celebrará igualmente. Una vez al mes, un sacerdote celebrará una misa por todas las intenciones recibidas.

Novenario de Misas

que consiste en la celebración de 9 misas seguidas por una intención particular o por el alma de un difunto. La Iglesia propone un estipendio de 72 euros.

Misa por el aniversario del fallecimiento

de un ser querido que se celebrará cada año en la fecha que indiques. Con una simple domiciliación por el donativo que desees aportar, un sacerdote celebrará todos los años una misa por el alma de esa persona.

Misa Gregoriana

que consiste en una serie de misas que son aplicadas por un difunto durante treinta días sin interrupción. En este caso, la Iglesia propone un estipendio de 300 euros.

DONATIVO

La celebración de una misa por las intenciones de algún fiel no tiene precio.

Los sacerdotes celebran la Santa Misa por las peticiones de los fieles sin que necesariamente tenga que haber un donativo.

ESTIPENDIO

El estipendio es una práctica muy antigua en la Iglesia, que consiste en realizar un donativo, como limosna, al sacerdote que celebre la Santa Misa. El sacerdote que acepta el encargo, y recibe tal cantidad, queda obligado en justicia a ofrecer una misa por la intención del donante.

 

Los estipendios o donativos por el ofrecimiento de la Santa Misa han ayudado siempre al sostenimiento de la Iglesia y sus ministros. Es una manera de dar limosna y una forma particular de realizar una ofrenda por las intenciones que son presentadas durante la celebración eucarística ante el altar de Cristo.

Hay diversas formas de pedir este encargo y la Iglesia propone un estipendio en función de cada una de ellas.

Los Sacerdotes que celebrarán la Santa Misa

Sacerdotes miembros de la congregación de los Legionarios de Cristo serán los encargados de oficiar las misas. Ellos destinan la totalidad del donativo recibido en el sostenimiento de la labor de los sacerdotes y en la formación de los jóvenes seminaristas que se están formando en el seminario de Salamanca.

Una iniciativa de:

Contacto